Red Ciudadana

Por Miguel Ángel Chávez Valencia
Publicada el

Mike2

Es indudable que Enrique Peña Nieto tiene cualidades que lo llevaron a posicionarse como el candidato ideal para que el PRI recuperara la presidencia de la República. Por algo está ahí y no solo por la estrategia que lo llevó a venderse mediáticamente, adueñarse de su partido, hacer alianzas con los gobernadores priistas y posicionar un liderazgo real en aquellos tiempos de adversidad y resurgimiento, de reconquista del poder en plena presidencia de Felipe Calderón. Así fue como Enrique Peña Nieto cubrió ese espacio de orfandad priista, impulsado por el grupo Atlacomulco y estableciendo acuerdos con los hombres del poder dentro y fuera del espectro priista, todo con miras a los comicios del 2012. El plan surtió efecto y llegado el momento Peña Nieto, en el razonamiento de los priistas, adquirió el carácter de indispensable para recuperar el gobierno federal.

 

Es evidente que Enrique Peña Nieto no ha sido el Presidente más brillante, y que está muy lejos de ser el más culto o el mejor, pero tampoco es el político inútil, torpe o ignorante que se nos muestra a diario en las redes sociales y que de manera recurrente es el invitado favorito en chistes y comentarios hirientes en todo tipo de reuniones sociales. Pero entonces, ¿qué fue lo que le pasó al presidente?; ¿qué propició que ponerle un adjetivo nuevo cada día se convirtiera en el pasatiempo de moda de su propio sexenio?; ¿qué tan decepcionada, molesta o sin esperanza está una sociedad que le ha perdido cualquier noción de respeto al primer mandatario del país y a lo que representa?; y sobre todo, ¿qué clase de cultura política estamos reproduciendo como sociedad, al hacer de un meme o una mentada de madre el mejor argumento para inconformarnos ante un gobierno federal que se ha quedado exageradamente corto en las expectativas que generó en un inicio?

 

El espacio de una columna es complejamente reducido para desarrollar las preguntas anteriores, sin embargo, podemos apuntar algunas reflexiones sobre el tema. En aquella campaña por la presidencia de la República en el 2012, a priistas, peñistas, comunicadores y analistas políticos, sorprendió la facilidad con la que aquél candidato carismático, emblema de la llamada “fuerza mexiquense”, hijo predilecto del grupo Atlacomulco, el hombre fuerte que superó la pérdida de su cónyuge y en una acción estratégicamente planeada con sobriedad y hasta cierta discreción, contrajo segundas nupcias con Angélica Rivera; el gobernador de la frase “te lo firmo, te lo cumplo”, el político que construyó –o al que le construyeron- un traje de superhéroe poseedor de una gran determinación y la garra necesaria para avasallar en cada elección, resultara tan vulnerable al estar fuera de su entorno o burbuja de gobernador.

 

Luego de los acontecimientos suscitados en la FIL de Guadalajara en 2011 y en la Universidad Iberoamericana en el 2012, Enrique Peña Nieto recibió una doble sentencia: en primer término por los estrategas, políticos y simpatizantes opositores, que sin piedad lo sometieron a una intensa campaña que generó un daño permanente a aquella imagen de imbatibilidad que le había caracterizado, al exhibir y magnificar hasta nuestros días sus deficiencias y yerros; y en segundo lugar de parte de sus propios colaboradores, que desde antes de iniciar la campaña por la presidencia, mostraron su incompetencia para salvar su imagen que un día sí y otro también es pisoteada de manera inclemente con y sin motivo alguno.

 

Pese a las reformas estructurales y los avances que en distintos rubros fueron destacados con motivo del V Informe de Labores, prevalece en la sociedad una sensación de agravio, molestia, desesperanza e impotencia porque todo lo realizado no ha sido suficiente. La decepción es tal que aunque falta mucho para el día de la elección y cualquier cosa puede suceder, es muy probable que el PRI vuelva a perder la presidencia de la República. Si a lo anterior agregamos la sensación de vulnerabilidad por la creciente violencia e inseguridad que viven Colima y el país, así como los escándalos de corrupción y la impunidad con la que se protege a los beneficiarios, el propio equipo del presidente está dando a la oposición los argumentos necesarios para llevar a Enrique Peña Nieto y al PRI al patíbulo.

 

Ante el ambiente de confrontación, adjetivos y agresiones surgen preguntas sobre el grado de desesperación e impotencia de la ciudadanía que la ha llevado a comprar la idea de que insultar al presidente es lo mejor que puede hacer para inconformarse, para alzar la voz y autodenominarse consciente, independiente o libre ante un gobierno carente de resultados e inmerso en una ola de acusaciones de corrupción. ¿Qué cultura política estamos reproduciendo y de qué manera los partidos, los medios de comunicación y los propios políticos contribuyen a ello? ¿A dónde nos llevarán las estrategias de insultos, odio y frustración que se entremezclan con la enorme decepción que vive el pueblo de México?

 

Amarrando Navajas.

 

+Extraña la urgencia mediática con la que se pretende etiquetar al gobernador del estado como el más honesto del país, esto luego de que se difundieran algunos datos de una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica.

 

+Se torna interesante el panorama local ante la posibilidad de que se establezca el llamado Frente Amplio Ciudadano, conformado por PAN, PRD y MC con miras a los comicios del 2018. Habrá que ver cómo concilian u olvidan agravios los políticos locales que converjan en esta simbiosis política con miras a ganar la partida a Andrés Manuel López Obrador y a capitalizar el mal paso por el que atraviesa el PRI.

 

+Los cargos son pasajeros, las pedradas se esquivan y el que se lleva se aguanta. Al tiempo.

 

 

*El autor es licenciado en Ciencias Políticas.


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Whatsapp image 2017 09 25 at 17.37.15

INDAJO ofrece programa de capacitación para jóvenes de la capital

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

Img 20170924 wa0003

Dos semanas de plantón, y maestros sin respuestas de Nacho Peralta

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado

21766817 10207972974276974 5415169017948903011 n

Indira espera que el PRD recapacite y abandone el Frente Amplio