¿Quién gana y quién pierde con una reforma al sistema de pensiones?

Por Estación Sufragio: Adalberto Carvajal
Publicada el

Adaloficial

"Para capitalizar los fondos de pensiones, otros estados invirtieron hasta en bienes raíces. En Colima bastaría que los patrones se pusieran a mano".

La pregunta es clave para entender cómo se dará la lucha entre los sindicatos y los patrones.

Aunque centrada en el Sindicato de Trabajadores al Servicio del Gobierno del Estado (STSGE), la representación laboral abarca a todos los organismos que aglutinan no sólo a los burócratas estatales sino también a los empleados de ayuntamientos y organismos descentralizados, así como a los maestros de la Sección 39 del SNTE.

La patronal es encarnada por el propio gobierno estatal, contraparte de burócratas y maestros de la 39, pero también por las entidades paraestatales (como el Insuvi), municipales, intermunicipales y paramunicipales que incluyen no sólo a las alcaldías, sino a los DIF, los organismos operadores del agua y empresas como la procesadora de carne.

Hago este desglose para subrayar que los intereses de los trabajadores no son siempre coincidentes. Por ejemplo, los sindicalizados del gobierno estatal están afiliados al Seguro Social, y recibirán al retirarse una pensión por vejez del IMSS, además de la jubilación que ha venido pagando el Gobierno del Estado.

Los maestros del estado no cuentan con ISSSTE, como sus compañeros de la Sección 6 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, pero sí reciben servicio médico particular y medicamentos.

Eso en teoría, pues debido a la falta de pago ya muchos facultativos se niegan a atenderlos. O si lo hacen cobran y entregan al paciente un recibo para ver cuándo el asegurado logra que se los reembolse la Dirección de Pensiones. Además, en la farmacia casi nunca hay las medicinas que necesitan. Y tampoco pueden adquirirlas en otra botica con cargo a su seguro médico (“Si el gobierno no te da las medicinas, ¡que te las pague!”, clamaba el PVEM).

Pero si hoy el acceso a médico particular es una contrariedad, en otros tiempos fue un lujo que los maestros de la 39 aprovecharon para hacerse tratamientos correctivos y estéticos dentales y hasta cirugías plásticas (al menos cubrían una parte del costo), que se justificaban como rinoplastias para resolver problemas de respiración o prótesis de senos como intervención preventiva de cáncer mamario.

Ya dijimos que la Dirección de Pensiones Civiles del Estado no ha pensionado hasta ahora a nadie, y que las jubilaciones se siguen pagando con cargo a la nómina de las diferentes autoridades que emplean a los trabajadores amparados por este sistema. El fondo de pensiones ha venido funcionando ante todo como una caja de ahorros.

No hay que confundir este sistema con el fondo de ahorros que el sindicato del Gobierno del Estado creó para otorgar préstamos de contingencia (a corto plazo) a los burócratas. Se trata de una caja popular que funciona con las aportaciones que sus agremiados hacen de acuerdo a sus posibilidades, con base en acciones que cuestan 25 pesos. Esta caja de ahorro y préstamo maneja más de 60 millones de pesos, y es sumamente rentable para sus accionistas. En agosto, al cierre del ejercicio, se entrega al socio el monto de lo ahorrado y una utilidad que viene siendo del 24 por ciento, resultante del interés que se aplica a los préstamos que reciben los propios trabajadores. 

La única intervención del gobierno consiste en retener de nómina el ahorro y los abonos para el pago de los créditos, y enterarlos al Sindicato. Pero este fondo de ahorro no hay que confundirlo tampoco con el fondo de vivienda, que se integra con las aportaciones de los trabajadores, del 5% de su sueldo, y del 1% el Gobierno del Estado. 

Por gestiones del STSGE, dado que Pensiones empezó a no tener dinero para otorgar créditos, desde 2014 el Sindicato maneja las aportaciones de los trabajadores. Y, en ese sentido, el programa de vivienda del sindicato es muy exitoso: ha desarrollado varios fraccionamientos, con diferentes esquemas de construcción, en Villa de Álvarez, Colima, Manzanillo y Tecomán.

¿Cuánto hay realmente en la cuenta de vivienda del fondo de pensiones?, ¿cuánto se acumuló hasta antes de 2014, en el tiempo en que Pensiones manejó también las aportaciones de los trabajadores? No se sabe, mas la memoria colectiva no olvida la cantidad de créditos hipotecarios que esta Dirección otorgó a funcionarios de primer nivel que, al salir de la administración, no siguieron pagando las mensualidades.

En cuanto al fondo para el retiro del sistema de pensiones, se asume deficitario, no obstante que la Dirección nunca ha pagado las pensiones ni jubilaciones de nadie, pues se siguen cubriendo con cargo a la nómina.

Pensiones Civiles del Estado no puede empezar a pagar porque está descapitalizado. Y porque tendría que pagar pensiones más altas al monto para el cual los trabajadores del magisterio estatal estuvieron cotizando. 

Desde la administración del gobernador Fernando Moreno, para proteger a los futuros jubilados de la depreciación, se estableció la costumbre de mover la plaza del maestro, un año antes de retirarse, a Tecomán o Manzanillo donde hay un sobresueldo del cien por ciento por zona cara. Se jubilan con un sobresueldo para el cual no cotizaron durante los 27 años anteriores.

Si bien muchos son los maestros que alcanzaron a jubilarse con su doble plaza (la que tenían en el sistema federal), de un tiempo a la fecha el ISSSTE estableció un tope en las jubilaciones. Tope que no existe para el magisterio estatal pero que se discute incluirlo en una reforma a Pensiones.

Egresados de la Normal a los 19 o 20 años, muchos de estos profesores vivirán más años como jubilados que como trabajadores en activo. Y cuando fallezcan, sus cónyuges seguirán cobrando la pensión por ellos. Y a la muerte de ambos, sus hijos hasta que culminen sus estudios (que pueden llegar al doctorado). 

Cualquier actuario diría que lo cotizado durante esos 28 años de servicio, son insuficientes para cubrir el monto de la pensión. Por ello, para capitalizar estos fondos, en otros estados (como Jalisco) Pensiones Civiles del Estado invirtió en bienes inmuebles (edificios de oficinas y departamentos) cuya renta ayuda al pago de las jubilaciones. En Colima probablemente bastaría que los patrones se pusieran a mano.

Ya dijimos que el Gobierno del Estado, con el pretexto de que paga las pensiones con cargo a la nómina, nunca ha hecho las aportaciones del 1 por ciento del gasto en servicios personales que le corresponden. La ley señala el 2.5 por ciento, pero un artículo transitorio establece la reducción al 1% mientras Pensiones Civiles no absorba el pago de las jubilaciones. Con todo, sí entera las retenciones a los trabajadores.

Los ayuntamientos y organismos descentralizados, en cambio, sí tienen obligación de aportar el 2.5 por ciento de la nómina, aunque siguen pagando las jubilaciones con cargo a su tesorería. 

De los gobiernos municipales, sólo enteran regularmente las aportaciones y las retenciones a los trabajadores Manzanillo, Villa de Álvarez y Colima capital. De los organismos, sólo Ciapacov e Insuvi están más o menos al corriente. El resto acumulan una deuda que descapitaliza a Pensiones. 


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Acopiohyu

Continúan los cinco Centros de Acopio del Ayuntamiento de Colima

Dia sin auto

Conmemorarán Día Mundial sin Auto con bicipaseo

Kelsy

Se cumplen 125 días de la desaparición de Kelsy Naomi

X08 1024x683

TEE da revés a presidenta del IEE en el plebiscito contra Ecoparc

21752374 10207955905730271 855540396532031453 n

Pese a presencia militar, los robos aumentaron en agosto