Víctimas de la ola de violencia en el estado de Colima

Por CN Digital|Jesús Fernando Sandoval Esparza
Publicada el

Da%c3%b1os

*Los asesinatos de Yuritzi Jazmín, Miguel Ángel y de Edgar han conmocionado a la ciudadanía colimense*  

Ella y él sentados en la banqueta como acostumbran las parejas de jóvenes: platicando y disfrutando de un noviazgo de casi dos años. En eso, llega una camioneta roja, dentro de ella unos sujetos, los miran. Él se sorprende; ella se asusta. En menos de tres minutos uno, dos, tres, cuatro balazos. Los acribillan.

Ella y él, quedan tendidos en el suelo, se escuchan llantos, gritos de desesperación, sirenas. Los que miran la escena no entienden qué pasó. Ella y él "eran buenos muchachos, jóvenes tranquilos, sin problemas". Ese fue el trágico fin de las vidas de Yuritzi Jazmín Farías Miranda de 17 años y de Miguel Ángel Cedeño Ruiz de 23 años de edad.

Ella, Yuritzi Jazmín Farías, tenía 17 años de edad y estudiaba en el Bachillerato Número 6 de la Universidad de Colima. Le gustaban los certámenes de bellezas, seis meses antes de su asesinato, participó como candidata a reina de belleza de la institución en la que cursaba sus estudios.  

Él, Miguel Ángel Cedeño Ruiz, tenía 23 años de edad. De lunes a sábado salía de su casa rumbo a su trabajo: una empresa frutícola en la que se desempeñaba como cargador. Los domingos los aprovechaba para estudiar en el ICEP, escuela privada en la que cursaba la Licenciatura en Comercio Exterior.

Era el 17 de diciembre cuando en la calle Pinos 265 de la colonia Miguel Hidalgo, Yuritzi Jazmín y Miguel Ángel fueron acribillados. Hecho del que todavía no se conoce la información oficial.

Tenía sólo 13 años…

Era un hábito: En las noches, como muchas familias de Tecomán acostumbran, gustaban de sacar sillas afuera de su casa para disfrutar un poco del aire ante el clima caluroso. Conversaban, eran cuatro personas: dos hombres, una mujer y un niño. De repente llegan unos sujetos en un vehículo no identificado. Se escuchan balazos, al parecer son armas largas. Los vecinos no alcanzan a distinguir, hasta que llega el silencio y se dan cuenta de la escena sangrienta, fueron asesinadas cuatro personas. Una familia.

Vamos a ponerle un nombre, se llamaba Edgar y tenía trece años. Fue asesinado junto con su abuelo y dos familiares más la noche del 15 de diciembre en la colonia Valle Querido del municipio de Tecomán. De estos hechos, tampoco hay una versión oficial.

¿Daños colaterales?

En múltiples ocasiones las autoridades estatales han asegurado que la violencia en el estado de Colima, es resultado de la lucha entre grupos criminales, o como dijera un funcionario público: “se matan entre ellos”.

No obstante, la ciudadanía cada vez más rechaza este argumento, y los casos de Yuritzi Jazmín, Miguel Ángel y Edgar distan de lo que es una lucha entre grupos criminales. Cómo podrían llamárseles a estos casos, víctimas del crimen organizado, o como en el argot gubernamental: “daños colaterales”.           


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Marchicos

Realizarán marcha este domingo por los 3 jóvenes desaparecidos en La Villa

Hay 17 casos 2

Disminuye el zika y chikungunya 82.5% en la entidad: Salud

Img 1703 %281024x683%29

Dona 20 zona militar 58 mil pesos a la Cruz Roja

Giselados

Falso que Gisela Méndez dejará cargo en Mayo: Gobierno Estatal

Gis

Trasciende que Gisela Méndez deja la Secretaría de Movilidad