Pupitre al fondo: Libros de texto gratuito; Nuevo catálogo

Por Banca F. Góngora
Publicada el

Blancagongora

El periodo  de selección de libros de texto gratuitos  para las escuelas secundarias públicas está ahora abierto y, además del catálogo que se puede revisar en línea en la página de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuito (http://www.gob.mx/conaliteg), también han llegado a las escuelas catálogos en físico, que muestran el abanico de opciones del que podrá escoger  cada maestro,  para apoyar el mejor desarrollo de los aprendizajes que se espera sus alumnos logren durante todo el ciclo escolar 2017-2018.

El libro de texto gratuito en el sistema educativo mexicano apareció para coadyuvar a que la educación que se impartiera por el Estado fuera realmente, además de obligatoria, gratuita.  En sus orígenes, los profesores estaban obligados a usarlos de manera única, posteriormente se estipuló que no eran excluyentes, es decir que el docente podía recurrir a otros textos de consulta, lo que me parece bien siempre y cuando no se caiga en la inercia de, más que complementar con otros textos, reducir su uso o incluso  inutilizarlos,  porque a todos nos consta, por ejemplo, que muchísimos maestros de primaria piden al inicio del ciclo escolar que  sus alumnos  compren las famosas “Guías”, las cuales son libros comerciales que condensan en un mismo libro, los contenidos que se abordan en más de 5 libros expedidos por la SEP. Las “Guías” son caras y redundantes, ya que si son los mismos contenidos, se deberían aprovechar al máximo los libros de texto que ya les fueron obsequiados a los estudiantes. Algo similar pasa en secundarias, pero aquí el riesgo es mayor porque al ser más los maestros que dan clases a un mismo alumno, el gasto  entonces puede ser mayor pues el padre de familia se puede topar de pronto con un listado de libros, antologías y demás materiales por comprar, situaciones todas que contradicen totalmente la “gratuidad” de la educación.

Detrás de un simple libro de texto gratuito, sabemos, existen muchísimos intereses (económicos, culturales, ideológicos, de control, etc.) pero pensando positivamente, sin entrar en debate sobre lo que se teje detrás de la buena intención de su existencia, debemos reconocer que es una herramienta de apoyo muy valiosa en el proceso educativo. No la solución mágica para una clase, ni la garantía total de aprendizaje, pero dadas las circunstancias de nuestro país, debemos reconocer que al menos en lo económico es (debiera ser) un gran aliciente para las familias mexicanas. El libro de texto gratuito forma parte de nuestro sistema educativo y deseo siga existiendo siempre, pues con tanta devoción (a veces ciega) hacia la tecnología, ojalá no nos vayamos a encontrar un día con la novedosa decisión de cortar de tajo lo que para muchas familias es: su única opción de lectura.

 

@blanquiFG

www.facebook.com/blanca.f.gongora


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Mina

SSyBS desatiende los Centros de Salud de Minatitlán

21766521 492199934490890 1314624928406155614 n

Madre de joven desaparecido aborda al gobernador en su encuentro ciudadano

Donadores

Diputada propone donar 4 mil pesos a damnificados; ni el 10% de lo que gana

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado