Pupitre al fondo: Día del maestro; felicidades

Por Blanca F Góngora
Publicada el

Img 4614

Está por celebrarse el día social del maestro, y antes que cualquier otra temática quiero felicitar a mis colegas por haber decidido dedicarse a esta profesión. Profesión nada fácil, pero llena de recompensas emocionales y muestras de cariño  por parte, principalmente, de nuestros alumnos y ex alumnos, que una vez idos de nuestras aulas siguen brindándonos el saludo afectuoso o la sonrisa cómplice que nos demuestra, de alguna manera, que fuimos parte importante en sus infancias.

Si bien es cierto, nuestra profesión se ha visto un poco desprestigiada, pero la sociedad, nada ingenua, sigue reconociendo a quien es un buen maestro del otro que no lo es,   aun cuando los criterios con que nos evalúan no sean estrictamente pedagógicos, lo que en más de una ocasión son más certeros que cuando los son.

En cualquier caso, lo más justo sería que así como el mal desempeño tiene su castigo, el buen prestigio docente también contara con un sistemático reconocimiento oficial. La evaluación docente también la hacen los alumnos, y entre sus corrillos, con sus opiniones, o bien nos glorifican o simplemente nos reprueban, muestra clara de que nuestra función no pasa desapercibida y que todas nuestras acciones, omisiones y  decisiones repercuten no solo en el aprendizaje de nuestros alumnos sino también en su ánimo y en sus aspiraciones de vida. 

El maestro sigue siendo personaje importante en nuestras vidas, pues por más que la enseñanza esté aprovechándose de las nuevas tecnologías, el docente jamás podrá ser sustituido por ella. Así como el libro digital parecía de pronto que acabaría con el tradicional, presagio jamás cumplido, lo mismo sucederá con la presencia humana del maestro, toda vez que el maestro piensa, siente, reacciona, interactúa, motiva, regaña, premia, orienta, alienta, bromea, ríe, y  hace que la educación siga siendo totalmente una relación sustentada en el cariño y  el afecto.

Entre los recuerdos que nos perseguirán por siempre y nos unirán además a nuestros amigos de escuela, estará la presencia (quizá) emborronada de un maestro, y al evocarlo vendrá a nuestra memoria tal vez un sólo hecho (aislado o en cadena) de toda una atmósfera que nos remontará a esos años de esperanzas. Nuestra labor entonces es semilla que no muere, que no debe morir, porque “el porvenir está en manos del maestro de escuela”, como afirmaba Víctor Hugo, y por ese simple hecho sigue valiendo la pena ser maestro. Felicidades.

 

www.facebook.com/blanca.f.gongora

Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Mina

SSyBS desatiende los Centros de Salud de Minatitlán

21766521 492199934490890 1314624928406155614 n

Madre de joven desaparecido aborda al gobernador en su encuentro ciudadano

Donadores

Diputada propone donar 4 mil pesos a damnificados; ni el 10% de lo que gana

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado