Letras Antípodas: Sobre la Contaminación Visual

Por Noé Hernández Anguiano
Publicada el

Opinion noe 01

Actualmente, la contaminación va ganando terreno en diferentes aspectos de nuestra vida: contaminamos el aire que respiramos, el agua que tomamos, la tierra en que vivimos. Enumerar todas las formas y métodos de contaminar sería no terminar. La mayoría de nosotros sabemos y somos conscientes de nuestra contribución a este mal ambiental, pero además, también somos conocedores de las soluciones prácticas con las que podemos evitarlo y prevenirlo.

Una de las formas de contaminación más ignoradas es la contaminación visual. Según el sitio web “Wikipedia.org”, la contaminación visual es “todo aquello que afecte o perturbe la visualización de sitio alguno o rompa la estética de una zona o paisaje”.

Nuestro estado de Colima es vasto en panoramas naturales y urbanos. Tenemos la fortuna poder ver contrastantes paisajes recorriendo distancias muy cortas: de la playa a la montaña, de lo boscoso a lo árido; además, la calidad de la arquitectura colimense se ve reflejada en los diferentes paisajes urbanos de nuestra entidad.

Sin embargo, la proliferación de anuncios publicitarios (vallas, bardas, espectaculares, carteles, anuncios, etc.) contribuyen a que dichos paisajes se contaminen. Y no es que no deban de existir. De alguna manera cumplen con una importante función social de emisores de mensajes al servicio de empresas e instituciones cuyo contenido puede ser de interés, o no, para la población y el visitante pero se hace importante determinar esa delgada frontera entre un elemento funcional de comunicación y la contaminación visual.

Un claro ejemplo lo podemos ver en la llamada “glorieta del DIF” o “glorieta de los Niños Héroes” donde convergen importantes avenidas de la capital de nuestro estado. En los edificios circundantes a esta glorieta, existe una serie de anuncios sin orden ni control, que roban y contaminan la estética del paisaje natural y urbano de nuestra ciudad. Otro ejemplo, es a borde de carretera, a unos cuantos kilómetros de la capital por la salida a Guadalajara, específicamente en el negocio denominado “Koraza”, en donde cada espacio libre de la construcción de este negocio, es llenado con espectaculares anuncios que interrumpen el hermoso paisaje rural con un cúmulo de imágenes y mensajes difíciles de comprender y que además entorpecen y distraen la vista.

Son bastantes los ejemplos que podemos citar. Quizá no les parezca preocupante, pero la imagen de un sitio depende de la experiencia sensorial del visitante además de ser la vista el sentido al que más importancia le damos para calificar o juzgar un ambiente.

En mi opinión, el orden no está peleado con la comunicación. Es necesario buscar una regulación más exigente que proponga el rescate de los ambientes y de la estética y orden urbano. Esto solo se logrará al no permitir la proliferación de anuncios mal diseñados y desordenados cuyo destino es el de convertirse en basura visual que contamine la percepción de pobladores y visitantes.

* Licenciado en comunicación, catedrático y estudioso en áreas de diseño, comunicación y medios. Correo-E: noherna@hotmail.com


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Whatsapp image 2017 09 25 at 17.37.15

INDAJO ofrece programa de capacitación para jóvenes de la capital

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

Img 20170924 wa0003

Dos semanas de plantón, y maestros sin respuestas de Nacho Peralta

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado

21766817 10207972974276974 5415169017948903011 n

Indira espera que el PRD recapacite y abandone el Frente Amplio