Hasta la victoria: “Colima al rojo vivo”

Por Francisco Rodríguez
Publicada el

Paco r

Como carbón al fuego, se siente el ambiente en nuestras calles. El calor es amigo de la violencia, el sol hace brillar el rojo de la sangre. Las estridencias de las balas armonizan con los gritos de las muertes. Colima está al rojo vivo. Como nunca antes había estado, como nunca jamás volverá a estar. Nunca tan violento, jamás tan sereno. La paz es historia, la tranquilidad por ratos si acaso será esperanza. La violencia, la inseguridad, el vandalismo organizado o solitario, se han apoderado de la entidad.

El 16 de febrero de 2016, hace casi 16 meses, Nacho Peralta se comprometió a “reconstruir la esperanza de los colimenses”. No cumplió, muy al contrario, destruyó la confianza. Las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Nacional, a pesar de que son oficiales son crudas, más que realistas son pesimistas. De 2014 a abril de 2017 los homicidios dolosos suman 1,127 de los cuales el 73% (828) se han cometido en lo que va de su mandato. Se han denunciado 100 extorsiones en el mismo periodo, de ellas, 73 se han realizado durante el Gobierno Nachista. Y 6 de 15 secuestros que se han registrado corresponden de enero de 2016 a la fecha. Colima no lo está reconstruyendo, lo está destruyendo.

En las últimas 2 décadas se han cometido 45,639 robos, un 25% de los 183,083 delitos comunes registrados en las carpetas de investigación de la PGJE. Los robos a casa habitación y a vehículos aglutinan la mayor cantidad de delitos denunciados: 36,198 (79% del total de robos). Nuevamente 2016, es año clave para el repunte de la delincuencia en el estado: En el caso del robo a casa habitación llegó a 2,638 muy por arriba del promedio histórico de 534 anual. Mientras el robo a vehículos ascendió a 1,516 cuando la media es de 327 anual, en el periodo de 1997 a abril de 2017. Lo peor del caso es que en el primer cuatrimestre del 2017 van el doble de delitos cometidos que en los primeros cuatro meses del 2016, de no revertirse ésta tendencia, 2017 será el año más violento de los últimos 20 años en Colima.

Colima al rojo vivo es el reflejo de la falta de gobernante, de su capacidad para gestionar recursos, de sus relaciones políticas de primer nivel, de su alta preparación académica y de su gabinete de ensueño. De esos grandes atributos vendidos en campaña, de esos, nada sabemos. Pero claro está que los colimenses, al menos los que siguen votando por el PRI, no tienen memoria. Nacho nunca le ha gustado lidiar con la inseguridad. Como Alcalde prefirió refrendar el convenio con el Gobierno del Estado para que fuera la Policía Estatal la encargada de la seguridad en el municipio de Colima. Hoy como Gobernador, ordena a sus diputados marionetas que cuestionen y enjuicien a los alcaldes de oposición por no responsabilizarse de la seguridad, vaya cinismo. Cuando la ley en la materia, señala con claridad, que el coordinador del sistema estatal de seguridad es el propio ejecutivo del estado.

La ley de seguridad estatal habla de prevención pero de eso, tampoco, nada sabemos en lo que va del Gobierno Nachista. Piensa como los conquistadores españoles, que con espejitos los colimenses nos vamos a encandilar y olvidar de la violencia que nos azota. No hay política social porque no tiene dinero, no hay inversión en educación, empleo, salud, vivienda y alimentación. Solo hay espejitos rotos (negocios) como el Parque Regional, La Campana y un Acuario. Con eso no librará a Colima de la delincuencia, con eso los jóvenes seguirán robando para consumir drogas o serán sicarios.  

Duele más ver a un pueblo desprotegido pero a sus funcionarios armados hasta los dientes. Los titulares de las procuradurías se lucen en restaurantes de lujo con sus escoltas y camionetas blindadas. Son inconscientes al exponer a los comensales en caso de un ataque a ellos. Si corren riesgos propios de su encargo para qué se exponen en lugares públicos. Sí, es cierto, tienen su derecho al esparcimiento pero nadie les obligó a aceptar esos cargos, consientes debieron de estar de los sacrificios que tenían que hacer. Pero lo peor es que Nacho les permite esa displicencia. Cuestan caro, no funcionan y exponen a los ciudadanos.

Si de consuelo sirve, Colima no es la única entidad que está para llorar. El país entero sufre los estragos de la delincuencia. Pero la Conago sólo ha servido de escaparate publicitario para los gobernadores. Como ahora la usufructúa Miguel Angel Mancera, quien ha tenido la maravillosa idea de crear la policía interestatal. Anda pues, no más eso faltaba, que los policías dejen su entidad para ir a combatir delincuentes a otro estado. No se dan abasto con los rateros de casa y  quieren que vayan a cazar afuera. Sólo parece un artilugio electoral para un Mancera que no es presidenciable.

Sin política social eficaz, sin gobernante capaz, sin recursos económicos y sin un plan de inteligencia la inseguridad seguirá creciendo, los números no mienten. Y el Colima de paz del ayer, mañana como hoy, estará más al rojo vivo que nunca. 

*Francisco Rodríguez, Síndico Municipal


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Acopiohyu

Continúan los cinco Centros de Acopio del Ayuntamiento de Colima

Dia sin auto

Conmemorarán Día Mundial sin Auto con bicipaseo

Kelsy

Se cumplen 125 días de la desaparición de Kelsy Naomi

X08 1024x683

TEE da revés a presidenta del IEE en el plebiscito contra Ecoparc

21752374 10207955905730271 855540396532031453 n

Pese a presencia militar, los robos aumentaron en agosto