Estación Sufragio: MARIO ANGUIANO EN POSTCAMPAÑA

Por Adalberto Carvajal
Publicada el

Adalbertocarvajal

¿Por qué si Mario Anguiano es el presunto culpable de todos los males del estado, al ex gobernador lo aplauden mientras al mandatario actual…?

Como pez en el agua, así se movió Mario Anguiano Moreno en la cabalgata nocturna del pasado viernes con la que abrieron formalmente las fiestas charrotaurinas en Villa de Álvarez. No cuento aquí la misa del 5 de febrero en honor al santo patrono Felipe de Jesús, durante la que se bendice a la Petatera y donde también pudo haberse presentado el ex gobernador para no faltar a su costumbre de involucrarse en festividades religiosas relacionadas con su gran pasión, los caballos.

Los motivos que tuvo “el amigo Mario” para formarse en el contingente montado van desde un legítimo esfuerzo por recuperar su vida privada y hacer lo que más le gusta –entre otras cosas jugar a los caballitos–, hasta mandar un mensaje político de desafío a la persecución moral y fiscal que ha sufrido, desde el gobierno interino de Ramón Pérez Díaz, a manos del gabinete político y económico que continúa trabajando en la administración estatal ahora bajo las órdenes de Ignacio Peralta.

Sin querer, Anguiano Moreno podría estar incluso haciendo realidad las pesadillas (o fantasías sadomasoquistas) del gabinete nachista y los poderes fácticos que se agrupan en torno al gobernador Peralta, respecto a una conspiración para derrocar al régimen, al lanzar una post-campaña cuyos verdaderos fines todavía no conocemos. 

La presencia de Anguiano entre el grupo de jinetes fue la primera noticia que tuvimos de la cabalgata, a unos minutos de su inicio. Las redes sociales y los medios digitales ignoraron el nombre de las personalidades a quienes están dedicados los mojigangos este año, pero no el color del cuaco que montó Mario. Y hay otro dato que revela el ánimo de la gente justo al cumplirse un año de la administración de Ignacio Peralta: a nadie se le ocurrió preguntar si el mandatario en funciones encabezaría la parada.

En cambio, lo que hizo, dijo y sobre todo lo que oyó Mario en distintos puntos del recorrido, desde su primer momento estelar en la calle Torres Quintero donde se tomó fotos con niños de brazos y dio dinero a unas simpáticas damas que le informaron que se tomarían lo que Anguiano les invitara, quedó registrado en fotos de celular y clips de video que los usuarios de las redes sociales y periodistas que cubrían el evento subieron a internet, para ser rápidamente compartidas por sus contactos.

Les dejo a los cruzados que luchan contra los emisarios del pasado la tarea de contar cuántos de esos views se convirtieron en likes o, por el contrario, en un emoji de enojo, así como la severidad de las críticas al ex gobernador que se plasmaron en los comentarios de cada post. 

Sin embargo, advierto a los lectores en busca de una ponderación correcta de las cosas que a estas alturas los trolls ya habrán hecho su chamba. El bombardeo de insultos que culminaron al paso de las horas, no oculta el hecho de que los videos de Mario Anguiano se volvieron virales, mientras el hashtag sobre la aparición pública del tepamense, como les gusta decir a los expertos en redes sociales, fue trending topic la misma noche del viernes.

 

#MAM EN LA CABALGATA:

Más allá de cómo acabe siendo consignado el hecho en los anales de la historia, lo importante es la manera en que la Mario Anguiano fue recibido por la gente que presenciaba la cabalgata. Hubo en las calles un entusiasmo espontáneo e impensable después de la campaña mediática, las declaraciones oficiales y las demandas de juicio político en contra del ex mandatario. No hay reportes que en alguna parte del recorrido se hayan escuchado abucheos o rechiflas, pero sin duda hubo gente ofendida. 

Y no es que Mario cabalgara desde el jardín Libertad hasta el centro de la Villa en medio de una ovación cerrada y bajo una lluvia de flores, pero la verdad es que se interrumpió el flujo de la marcha, en ocasiones varias veces en una cuadra, porque el ex gobernador decidía atender el llamado de quienes lo convocaban desde las vallas.

Mario estrechó manos, besó mejillas, brindó con sus conocidos y no rehusó un solo reto a tomar a pico de una botella de güisqui, tequila o lo que fuera. Algo que han hecho desde que comenzaron las cabalgatas las figuras públicas que desfilan en honor al mártir franciscano, y seguramente no muy distinto a lo que hacía el propio Anguiano Moreno cuando era titular del Poder Ejecutivo.

Y eso es lo que seguramente tiene enchilados a los voceros y defensores oficiosos del actual régimen, quienes no acaban de entender por qué si Mario Anguiano es el presunto culpable de todos los males del estado, responsable directo de la crisis económica que todavía tiene paralizada a la administración de Ignacio Peralta e, indirectamente, de la terrible inseguridad en la que vivimos los colimenses, al ex gobernador lo aplauden mientras el mandatario actual…

Bueno, José Ignacio Peralta Sánchez, quien como alcalde de Colima instaló una monumental escultura ecuestre en la glorieta de El Charro, prefirió viajar a California a reunirse con los migrantes y externarles su apoyo ante la política racista de Donald Trump, en lugar de darse un baño de pueblo en la fiesta más tradicional del estado. No quiso correr el riesgo, ese ejercicio de relaciones públicas podría haber terminado como el cuento del traje nuevo del emperador. 

 

Fuente: Carvajal Berber


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Whatsapp image 2017 09 25 at 17.37.15

INDAJO ofrece programa de capacitación para jóvenes de la capital

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

Img 20170924 wa0003

Dos semanas de plantón, y maestros sin respuestas de Nacho Peralta

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado

21766817 10207972974276974 5415169017948903011 n

Indira espera que el PRD recapacite y abandone el Frente Amplio