Editorial: ¿Es Colima tierra de Festivales culturales internacionanales?

Por CNDigital
Publicada el

Elefante

Concluyó la segunda edición del Festival Internacional del Volcán que organizó el H. Ayuntamiento de Colima, y el saldo para comerciantes del centro, y ciudadanos vecinos de los cuatro jardines sedes, se dará a conocer en los próximos días. Mientras tanto, por parte de la organización, ya hemos estado conociendo una visión de resultados positivos, es decir, desde el punto de vista oficial, El Festival Internacional del Volcán, fue todo un éxito. Evidentemente, esta parte oficial, difícilmente recoge el sentir de ciudadanos que viven a los alrededores del centro, o tienen sus negocios u oficinas en la zona; tampoco se incluyen –suponemos- los puntos de vista del resto de los comerciantes de la ciudad. 

Conocer esta opinión, sin duda tomaría mucho tiempo y dedicación; sin embargo, sería recomendable hacer un análisis que permitiera conocer de fondo las ventajas o desventajas que dicho festival acarrea a los ciudadanos, a la ciudad y al ambiente socioeconómico. No obstante, se percibe un buen ánimo de la ciudadanía en general respecto al FIV, y de acuerdo a declaraciones de líderes empresariales los resultados son positivos.

Para los ciudadanos en general, o al menos para los miles que diariamente -se pudo ver y hay muchos registros de ello- recorrieron las calles, la fiesta también fue atractiva, de lo contrario no se hubiesen llenado casi a diario los 4 foros sedes y sus subsedes durante las presentaciones artístico-culturales programadas. Es entendible que conciertos de artistas y grupos de renombre como el Julieta Venegas, el Mariachi Vargas, Carla Morrison, Armando Manzanero, Rayito Colombiano o Elefante, propicien un afore con cupo completo de fue varios miles de espectadores, afore difundido de acuerdo a los intereses de cada fuente, pues mientras los boletines oficiales manejaban cifras de 8 a 19 mil personas (según el evento), algunos medios regatearon esas cantidades cercenándolas en muchos puntos porcentuales; sin embargo, lo realmente importante, y más allá de cifras, es que en las múltiples imágenes que tomamos no sólo los medios de comunicación y la organización del evento, sino también los cientos de usuarios asistentes (publicadas en redes sociales) se observan llenos totales en muchos de los conciertos presentados en los diversos foros, lo que refleja la aceptación de los colimenses; por ello, esta manifestación de aceptación por parte de un stock determinado de ciudadanos, no puede ser tomado como una aceptación generalizada al FIV, pues habrá muchos ciudadanos que no estén de acuerdo en la realización de éste y otros eventos multidisciplinarios, no obstante, esto no debe asustar mucho a los organizadores de los diversos festivales y ferias que año con año se generan en el estado (Festival del Volcán, Feria de Todos Los Santos o Festival Alfonso Michel) toda vez que éste tipo de organizaciones siempre de los siempre tendrán detractores legítimos, por las molestias que causan a los diversos sectores de la población; tenemos como ejemplos el Festival Internacional Cervantino en Guanajuato o la Feria de San Marcos en Aguascalientes, que año con año ponen de cabeza a la ciudad, y generan muchas molestias a los ciudadanos que vive o tienen negocios u oficinas cerca de la zonas donde se llevan a cabo los espectáculos. Considerar la molestia a los ciudadanos, es quizá uno de los puntos medulares que atender no solo durante el d, oues habrá que buscar los esquemas necesarios para que en materia cultural y recreativa, el Festival Internacional del Volcán y otros Festivales, dejen de manera permanente y exclusiva algún beneficio para los vecinos que viven en colonias y calles aledañas a los sitios donde se llevan a cabo  los eventos, toda vez que estos ciudadanos llevan la mayor carga de las molestias que se generan y van desde la dificultad para desplazarse y llegar a casa; cortes imprevistos de energía eléctrica por la carga excesiva que genera la sonorización de los conciertos, la música ambiental y los propios stands comerciales; la música hasta las dos de la mañana, aunado al ruido y relajo hasta entrada la noche; las solicitudes de extraños –y conocidos- para entrar al baño de sus casas; los bloqueos irresponsable de cocheras; y muchas molestias más. Instalar bibliotecas o talleres artístico-cultuares de fin de semana en los jardines sede; o generar algún programa de descuentos en impuestos o establecimientos para los ciudadanos que soportan este tipo de molestias no estaría de más y ayudarán a socializar más el festival y lograr una mejor convivencia eventos-ciudadanos.

 

La organización

En concreto, para la organización de éste segundo Festival se vieron muchas mejoras con respecto a la primera edición, y se notó el interés por ajustarse más  a las necesidades de los ciudadanos, quienes no aceptarían que los servicios municipales obligatorios disminuyeran en calidad y cantidad por el FIV. Se notó una buen operativo de seguridad vial para transeúntes y conductores; los auxiliares de seguridad ciudadana, apostados en las esquinas se comportaron de manera amable al igual que los responsables del orden y logística durante los eventos; con respecto a los servicios de recolección de basura en toda la ciudad, no hay quejas de que haya bajado de frecuencia y algo muy importante, la limpieza de la ciudad se notó, especialmente al otro día, al amanecer limpio por las brigadas que se pudo observar, entraban a limpiar apenas se acababa un evento.

No obstante estos esfuerzos por mantener orden y limpieza durante el festival, si hubo también algunas situaciones que bien valdría analizar y corregir en la siguiente edición del FIV, una de ellas, motivo de muchas quejas de los usuarios, fue el abuso en los precios de productos ofrecidos en el corredor que inició en el jardín Libertad y concluyó en el Juárez; por ejemplo, bolsitas de papas de a 50 pesos, refrescos de 30, consumos mínimo de hasta 300 pesos para poder sentarse a ver en los restaurantes aledaños al jardín Libertad, dan la idea de un evento no muy accesible para todos, aunque hay que decirlo, escarbándole se encontraban mejores precios; es decir, faltaría establecer un control de tarifas en precios máximos y mínimos para que los usuarios depende del tipo de establecimiento puedan tener una proyección de su gasto, si este tema no correspondientes a la organización y sí a otras instancias como Profeco (quien ya debió haber entrado en acción para detener abusos), seguramente se podrían realizar convenios de colaboración, todo, como siempre, es cuestión de buena voluntad.

Otra problemática que causó molestias, fue la de los baños públicos, que si bien los hubo funcionando en varios de los foros principales, no fueron siempre utilizados por los ciudadanos, especialmente por personas de otros estados, como lo son operadores y vendedores de la feria itinerante instalada en el jardín Núñez; precisamente la defecación al aire libre de un supuesto operador de los juegos mecánicos de esta feria itinerante; fue el que propició la denuncia pública que hiciera Minerva Alcantar directora de la escuela Tipo República Argentina ubicada justo donde la calle Hidalgo cierra con el jardín Núñez, a un costado del templo de la Merced, sitio donde se estacionaron plantas de luz, y trailers de quienes operan los juegos mecánicos y así como propietarios de stands de alimentos y souvenirs. De acuerdo a la denuncia de la directora,  el martes pasado, se encontró en la banqueta, justo en la entrada de la escuela, heces fecales humanas, además, entre los tráileres, se puede detectar el penetrante olor a orines. Es evidente que la acción de defecar en la puerta de una escuela (o en cualquier parte de la vía pública) denota una falta de cultura y respeto hacia los demás, y merece la denuncia, máxime si hay 3 baños públicos gratuitos a 50 metros del lugar; por esta razón se entiende la molestia de las autoridades escolares y padres de familia, es decir, parece exagerado que tras la denuncia, algunos medios de comunicación atribuyan al FIV y, peor aún al alcalde Héctor insúa, la responsabilidad del hecho, toda vez que según se constató, se instalaron baños públicos cercanos y pusieron dos auxiliares de seguridad a vigilar el callejón entre la escuela y el templo La Merced durante las horas de clase; por eso insistimos que  atribuir al alcalde que una persona por la madrugada, en un callejón oscuro defeque al aire libre, es tan absurdo como responsabilizar al Gobernado Peralta Sánchez de los bloqueos carreteros que hicieron pobladores y activistas en Zacualpan, o de las interrupciones del flujo vehicular en Calzada Galván que periódicamente hacen los antorchitas cuándo se manifiestan frente a casa de gobierno, en todos los casos, no es responsabilidad de los gobernantes las acciones que ciudadanos hacen, producto acciones de gobierno legales.

 

¿Es Colima tierra de festivales y ferias internacionales?

La respuesta, en definitiva es sí. Se tiene la tradición, la historia y la promoción cultural que por décadas se han rescatado, divulgado y promovido en colima. Ya lo dijeron Armando Manzanero y su hijo Juan Pablo Manzanero, quienes en la rueda de prensa ofrecida a los medios, previa su presentación, señalaron sentirse gratamente sorprendidos por el nivel cultural de Colima y los colimenses, así como el interés por rescatar sus valores culturales y tradiciones.  

En este sentido, el nivel que tomó ésta edición del FIV,  y el diseño de la logística con la selección de los foros sedes, el catálogo de artistas presentados y el carácter internacional que se le imprime, es un muestra de la capacidad de gestión del alcalde Insúa, y la visión un tanto “europea” del director de Cultura del H. Ayuntamiento y del Festival Internacional del Volcán, Davide Arenas, un periodista italiano que cuenta con conexiones culturales en el viejo continente, y una visión más globalizada de la cultura y manifestaciones artísticas. 

Este tipo de eventos, es una buena oportunidad para mejorar y rescatar los festivales Internacionales que hace años se dieron en Colima y que fueron diezmados desde hace años, como lo son el Festival Cultural Alfonso Michel o Festival de Otoño, que vivió sus momentos cumbres en la administración de Fernando Moreno Peña, quien resultó ser un promotor cultural nato, que socializó y fomentó la cultura con eventos de talla internacional y manifestaciones artístico culturales en todas las disciplinas y de muchos países del orbe como España, Grecia, Australia, Alemania, Italia, Eslovaquia, India, Turquía, Rusia, Inglaterra, Francia, Holanda, Japón, China, USA, Canadá, Irlanda, Suiza, Argelia, Tailandia, Paraguay, Chile, Venezuela, Honduras  y muchos más, eventos gestionados en su tiempo a través del CONACULTA o las embajadas de esos países en México.

La Secretaría de Cultura del Estado de Colima, quien ha sido la organizadora del Festival Alfonso Michel, tiene los promotores culturales de alta escuela capaces de regresarle a Colima, un festival Internacional de gran calidad, saben bien cómo hacerlo, y como gestionar los recursos, además, seguramente, el acicate que representó el FIV, será un aliciente para dimensionar la importancia que tuvo el Festival Michel, y relanzarlo como en sus orígenes, algo con lo que los colimenses sin duda saldremos ganando, al tener no solo uno, sino  dos Festivales multidisicplinarios de Talla Internacional al año, uno en mayo y otro en octubre (si es que se conserva la fecha); pero… ¿porqué confórmanos con dos, si podríamos tener tres?, ya que también durante el rectorado de Fernando Moreno Peña, se diseñó y generó el Festival Cultural Internacional de la Universidad de Colima, que se llevó a cabo al menos por 8 años, hacia finales de diciembre y realizaba eventos culturales de talla mundial en al menos tres municipios de manera simultánea Colima, Tecomán y Manzanillo.

 

La tradición fiestera de Colima

En el ámbito de las festividades religiosas y culturales, Colima ha demostrado tener una cultura arraigada y en la zona conurbada al menos dos Ferias ganaderas importantes, como los son el Máximo festejo Colimense en ese gio La Feria de Todos Los Santos, y las Fiestas Charrotaurinas de Villa de Álvarez; que por su temática y tradición, no son competencia ni tiene comparación con los Festivales Internacionales, la ciudadanía así lo entiende y así lo disfruta, el propio Director Del Instituto De Ferias del Estado, Petronilo Vázquez Vuelvas, atinadamente señala en una entrevista radiofónica con Max Cortés, que cada feria o festival tiene su propia identidad, y cada director del mismo debe trabajar fuertemente por reforzar la identidad y y mejorar la calidad de sus eventos.


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Acopiohyu

Continúan los cinco Centros de Acopio del Ayuntamiento de Colima

Dia sin auto

Conmemorarán Día Mundial sin Auto con bicipaseo

Kelsy

Se cumplen 125 días de la desaparición de Kelsy Naomi

X08 1024x683

TEE da revés a presidenta del IEE en el plebiscito contra Ecoparc

21752374 10207955905730271 855540396532031453 n

Pese a presencia militar, los robos aumentaron en agosto