Desde la Curul 26: Las comparecencias…

Por Juan Ramón Negrete Jiménez
Publicada el

Juara

Este martes concluyeron las comparecencias de los diez presidentes y presidentas municipales, que en cumplimiento a un acuerdo aprobado por mayoría en el pleno del Congreso del Estado el pasado 11 de mayo,  se citó a que comparecieran en reunión de trabajo, dos por día, iniciando el martes 16 de mayo.

El objetivo era que cada alcalde informara a la Legislatura sobre las acciones, estrategias y resultados implementados en materia de seguridad pública y prevención del delito dentro de su respectiva demarcación territorial.

Déjeme decirle que más que comparecencias fueron compadecencias, donde en al menos ocho municipios, en dos no ocurrió, uno de ellos Manzanillo y el otro Colima capital, aunque este último fue porque no está prestando el servicio de seguridad pública aunque sí está recibiendo recursos por algo que no ofrece, pero en el resto fue la pura chilladera, porque quieren que el Gobierno del Estado autorice más recursos y que haya una redistribución presupuestal.

El artículo 115 constitucional es el que les otorga las atribuciones a los ayuntamientos del país, para que presten los servicios públicos, incluyendo la seguridad pública, y ¿sabe qué? El ejercicio de comparecencia sirvió para que en el caso de los ayuntamientos de Colima quedara demostrado que el tema de la seguridad es más bien discurso de campañas, de retóricas, pero que en la realidad falta mucho por hacer.

Tuvimos la oportunidad de escuchar a los y las presidentas municipales y de plano me sentía en el mundo del revés…

Usted y muchos colimenses de los diez municipios, su percepción es de que se sienten más inseguros, ¡ah! pues los alcaldes todos dijeron que han reducido la inseguridad hasta en un 30 por ciento o más comparado con años anteriores y lo peor es que lo decían con tal vehemencia que dejaban constancia plena de que de veras se creen sus propias versiones.

La inseguridad o el mundo del revés…

Cuando se aprobó este acuerdo para que acudieran las y los alcaldes, se antojaba interesante, pues de viva voz de cada presidente municipal se informaría en reuniones públicas, de las acciones y estrategias adoptadas en cada municipio, lo que nos permitiría conocer, o tratar de entender en dónde está el problema de la inseguridad que tiene al estado de Colima, ocupando el primer lugar en muchos de los rubros.

Pues me equivoqué, en las compadecencias lo que trataron de hacer, primero, fue aventarle la bolita al Gobierno Estatal y pedirle más centavos, pero nunca escuché que tuvieran un verdadero proyecto encaminado a acabar de fondo con este problema.

Si al menos hubieran presentado un plan o un proyecto para atacar la inseguridad, pues uno les creería que efectivamente el problema radica en los económico, pero no, no hubo tales planes ni proyectos, era el simple decir de que “necesito, necesitamos, mayor apoyo del Gobierno del Estado, porque no tenemos recursos”.

Los homicidios dolosos, los robos a casas-habitación, los robos en general, los robos de vehículos, los robos a comercios, los robos a transeúntes, las extorsiones, en fin conocer cómo está la incidencia delictiva y como la han detectado los alcaldes en sus respectivas demarcaciones, para que una vez conociendo la enfermedad, tratar de ponerle el remedio, pero no, a la mayoría les temblaron las corvitas.

Sin excepción, los diez alcaldes evitaron referirse aunque fuera de refilón a los delitos de alto impacto, ah no, eso le toca al Gobierno del Estado, aunque los cientos de asesinatos se cometan en al menos cuatro de los diez municipios de manera más recurrente, --Colima, Villa de Álvarez, Tecomán, Manzanillo--.

Seguramente los alcaldes son de la creencia de que si no dicen cuántos homicidios dolosos se han cometido en sus respectivas demarcaciones, por ese solo hecho ya se resolvió el problema; las desapariciones que han estado ocurriendo, su acaso hicieron una leve referencia, fue porque les preguntaron, “ah, pero eso lo está investigando la Procuraduría”, era la contestación en automático, e inmediatamente pasaban al siguiente tema.

Por eso, desde mi humilde percepción es que todo este ejercicio que debía servir para tener un diagnóstico real, dejó mucho que desear de parte de todos los involucrados.

Los diputados, principalmente los panistas, hicieron berrinche y salvo Crispín Guerra, que aunque sea iba de pasadita, se quedaba un rato y se retiraba, y Riult Rivera, que empezaron a presentarse después de la cuarta comparecencia, los restantes no se pararon ni por equivocación, hasta la de Lupillo García Negrete, de Tecomán y Yulenny Cortés León de Villa de Álvarez, del resto pues como que no era de importancia conocer su situación.

Ocho de las diez reuniones las sacaron en menos de 40 minutos…

Prefirieron andar en campaña, colgándose de festivales con motivo del día de la madre, o del niño, o repartiendo zapatos, en lugar de ir a enterarse o preguntar a los alcaldes por qué estamos como estamos en este serio problema de la inseguridad.

Pero si unos no iban, los otros que se supone votaron a favor de las comparecencias, tampoco lo hacían hasta que de plano les pregunté a los siete que sí acudieron desde la primera compadecencia, que si a sus demás compañeros no les interesaba la seguridad o que tema más importante que el de la inseguridad les estaba impidiendo acudir a esas reuniones, o si de plano ellos eran de la creencia de que todo estaba bien.

Parece que eso hizo que les llamaran aunque fuera para salir en la foto, porque casi nadie pregunta, con decirle que la comparecencia del alcalde de Armería, Ernesto Márquez, que fue el primero en comparecer, duró 35 minutos… sí, para 35 minutos hicieron que viniera desde Armería y para que solo le preguntara el diputado Eusebio Mesina, del distrito de Armería, cuando él lo tiene diario allá.

Ernesto Márquez afirmó que la inseguridad se ha abatido en un 31.97%, comparado con el trienio anterior.

La reunión del alcalde de Comala Salomón Salazar Barragán, duró 34 minutos, ah y en todos los casos, hay que restarle la introducción que hace el presidente de la Comisión de Seguridad, Octavio Tintos, que es quien lleva la voz cantante.

En la comparecencia del edil de Comala, solo intervinieron dos diputadas Juanita Andrés, del distrito de Comala (otra vez) y Graciela Larios, a quien Juanita le compartió parte de las preguntas; los demás fueron, como en el dominó,  mirones de palo. ¡Ah! y aquí ya asistieron diez diputados de los 25; 7 eran del PRI y los tres independientes.

Este alcalde de Comala también dice que la inseguridad va a la baja

Luego se desahogó la compadecencia del alcalde de Coquimatlán, Orlando Lino y fue en el mismo tenor, antes de los 40 minutos salieron todos disparados. Aunque hay que decir que ésta ha sido la que mayor asistencia de diputados ha registrado con 13, 6 del PRI, 2 independientes, 1 del PT, 1 de MC, 1 de PANAL y dos del PAN, Riult Rivera y Crispín Guerra.

El edil coquimatlense sí dijo que tiene problemas de inseguridad y le echó la culpa a la falta de alumbrado y a la falta de elementos.

Pena ajena…

Déjeme contarle que así como hubo comparecencias  donde se vio que cuando menos los alcaldes hicieron el intento de compenetrarse con el tema, hubo uno, especialmente, que quedó reprobado en todo, pobre hombre causó pena ajena y esa si fue una verdadera compadecencia, donde dejó una imagen terrible de que no tiene ni la más jodida idea de qué está haciendo al frente de la alcaldía, si en el principal problema que aqueja a todo el estado, no sabe ni lo que sucede en su municipio.

Quien se llevó las orejas de “Platero”, sin ninguna discusión, fue el presidente municipal de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza Godínez.

Por mucho fue la peor comparecencia que hubo de los diez alcaldes que acudieron.  Dejó constancia que no sabe ni lo que sucede en su municipio y de no haber sido por su director de Seguridad Pública y Vialidad, Raúl Salazar Orozco, que hasta parecía que es quien gobierna el municipio pues traía todos los datos al “dedillo” y que de no haber sido por él, yo creo que hasta se hubiera puesto a llorar, que debo confesarle que le faltó muy poquito, eh, porque en más de una ocasión se le quebró la voz.

Rafael Mendoza puso todo mareado a “Pitágoras”, con las cifras que manejaba, como cuando dijo que tiene 7 patrullas para todo el municipio “de las cuales 14 catorce patrullas están en mal estado que ya son puros cascarones”… Ups, que alguien me explique.

Pero si con las patrullas se hizo “bolas” el alcalde, con los muertos que ha habido en el municipio no fue distinto, pues dijo que ha habido “siete homicidios de alto impacto y el hallazgo de 19 cadáveres”, que nunca supo explicar donde se hizo ese hallazgo, si fue en un solo evento, en qué parte del municipio.

Bueno fue una comparecencia tan patética que  cuando los diputados le formulaban las preguntas, pelaba tremendos ojotes y Rafael Mendoza solo acertaba a quedarse mirando al legislador o legisladora que se la había formulado, como si no se hubieran dirigido a él y eso hacía que el presidente de la Comisión de Seguridad Pública, que es quien lleva la batuta en las comparecencias, le apremiara “señor presidente, le están formulando una pregunta, responda por favor…”

Como no sabe lo que ha ocurrido en su municipio y no llevó ninguna cifra, en cada pregunta que le hacían, inmediatamente volteaba con su director de seguridad de pública a preguntarle “…que a cuántas reuniones de seguridad he asistido”, así de ese pelo fue.

Y cuando el director de seguridad le daba el dato, Rafael Mendoza solo decía a los diputados “ajá, esas que dice, además él ya acudió con ustedes para dar los datos de seguridad, no sé por qué quisieron que viniéramos los alcaldes”, trataba de evadirse el edil de Cuauhtémoc.

Ante eso Octavio Tintos, que es el presidente de la Comisión de Seguridad, le volvía a repetir la pregunta, “Señor presidente ¿a cuántas reuniones del consejo de seguridad ha acudido usted, puede responder?…”

Y balbuceante Rafael Mendoza respondía solo por hacerlo, “pues, como a una o a dos”.

El edil de Cuauhtémoc, señaló que de los 73 policías con que cuenta el municipio de Cuauhtémoc, únicamente 33 aprobaron los exámenes de control y confianza.

Y que de 7 patrullas “de las cuales 14 catorce patrullas en mal estado que ya son puros cascarones”, una se destina a vigilar las comunidades de El Trapiche, San Joaquín, Ocotillo y Chiapa; dos patrullas en la cabecera municipal; dos en Quesería; y una en Alcaraces, que da rondines a Palmillas, Cerro Colorado.

 La última patrulla la utiliza para su seguridad personal, incluyendo los dos elementos policiacos que lo resguardan, “pues ya me han pasado, desgraciadamente, dos casos terribles y gracias a Dios no han llegado a mayores, pero sí he pasado dos casos terribles”, diría a manera de justificación y al preguntarle si él pagaba de su sueldo la vigilancia, diría que no, “les paga el Ayuntamiento y ganan igual que el resto de los policías”.

Las otras comparecencias...

Las reuniones más prolongadas fueron la del alcalde de Colima Héctor Insúa, y la alcaldesa de Villa de Álvarez, Yulenny Cortés León, que duraron cerca de las dos horas cada una.

El edil de Tecomán, “Lupillo” García Negrete, que preside uno de los municipios más violentos, junto con Manzanillo, quiso aventarse uno o dos chistes que le salieron muy malos, y que nadie se los festejó, y pidió más recursos anteponiendo que es amigo del gobernador y que tiene tan buenas relaciones que fue él junto con el Secretario de Seguridad Pública, quienes le recomendaron al Director de Seguridad Pública.

Su participación fue evasiva y cuando le preguntaban sobre los delitos que más han lastimado a los tecomenses siempre evadió su responsabilidad pasándole la bolita al Gobierno estatal y a la Procuraduría.

Quiso “vender” la idea de que Tecomán es un municipio donde se han abatido los índices de violencia “y si no vean, en 2016 tuvimos 105 homicidios dolosos y en 2017, solo 45”… lo que no quiso ver es que 45 muertitos en el lapso de enero a abril (4 meses) a ese paso al mes de diciembre si continua esa misma tendencia va a cerrar con 135 homicidios dolosos, más o menos.

La presidenta municipal de Manzanillo Gabriela Benavides Cobos, fue la que mostró mayor conocimiento del tema y demostró que es la que más ha invertido en seguridad, pero igual que todos los demás evadió hablar de los delitos de alto impacto y el mismo día que acudió a comparecer al Congreso ese mismo día le mataron un policía y se han disparado los hechos de sangre.

Así con más pena que gloria concluyeron las comparecencias de los diez alcaldes, ahora habrá que esperar si finalmente sirvió para algo esta pasarela.

Por cierto lo único que debemos aplaudir fue la puntualidad casi inglesa con que iniciaron las reuniones, si acaso uno, dos  minutos de retraso; en un caso fueron cuatro minutos y solo en la comparecencia del alcalde de Colima, el retraso fue de ocho minutos, porque Insúa llegó tarde y solo lo esperaban a él, el resto de alcaldesas y alcaldes fueron muy puntuales.

Lástima que esa puntualidad no la trasladen a las sesiones ordinarias, porque este miércoles hubo sesión ordinaria, estaba programada para las 11:00 y arrancaron casi dos horas después

Durmiendo la mona…. O nuevamente chamaqueados

Este miércoles se desarrolló una sesión donde hubo de todo, hasta el hecho de que al ponerse a votación un punto de acuerdo presentado por la diputada Gabriela de la Paz Sevilla Blanco, para hacer una excitativa a la Comisión de Derechos Humanos, Asuntos Indígenas y Atención al Migrante, para que a la brevedad se lleve a cabo el proceso de renovación de los consejeros ciudadanos del Consejo Estatal contra la Discriminación, al ponerse a votación logró CERO VOTOS, nadie votó a favor del mismo.

Es decir al momento que se instruye a los secretarios realizar la votación, todos los diputados panistas, estaban durmiendo la mona y les pasó de noche, por lo que ninguno de los diputados presentes, ni la misma promovente del punto de acuerdo, ni ella votó.

Déjeme decirles que esta fue una chamaqueada de parte de los priístas, donde se vio el colmillo retorcido del coordinador de esa bancada…

Antes de pasar a la votación déjeme decirle que en cuanto Gaby Sevilla termina la lectura del documento, inmediatamente el presidente de la mesa directiva decreta un receso. A los panistas les pasó de noche, porque no se dieron cuenta que el otro grupo de diputados del PRI, PANAL, Independientes, PVEM y PT, eran minoría, entonces si se iba a votar el documento iban a perderla.

Y los priístas estaban en minoría porque ya se habían retirado Santiago Chávez, Eusebio Mesina, Joel Padilla, la diputada Martha Meza, no asistió a la sesión, ya se había ido Luis Ayala, de los “independientes”, entonces el caso es que eran los mismos que los 8 panistas y Lety Zepeda, de Movimiento Ciudadano, es decir, eran 9 de cada bando.

El receso duró hasta que mandaron traer a un diputado y romper ese empate, sin embargo al final ni se necesitó porque al someterse a votación el punto de acuerdo de Gaby Sevilla, todos estaban en otras cosas, menos en la sesión y cuando se pide levanten la mano para votar ni uno solo de los diputados presentes votó.

El veinte les cayó hasta que el presidente de la mesa directiva, ordena pasar al siguiente orador en tribuna, que era Martha Sosa, para que expusiera lo que le interesaba.

Martha Sosa fue la primera en reaccionar y pedía al presidente repetir la votación, a lo que se negó en todo momento J. Guadalupe Benavides, aduciendo que “yo instruí se realizara la votación y nadie lo hizo”.

-Martha Sosa le reclama: “¿Ni usted votó?, señala dirigiéndose al presidente y éste con una actitud hasta desparpajada le responde: “no, no voté y estoy en mi derecho”.

La ex coordinadora del grupo parlamentaria del PAN montaría en cólera, aduciendo que había sido una confusión, y pedía rectificar la votación, pero el presidente de la mesa directiva no le hizo caso, lo que provocó que se volviera a enojar en serio.

Después como ella seguía en el orden del día, retomó el mismo punto de acuerdo de Gaby Sevilla y cuando pidió que se discutiera y votara en esa misma sesión, que la bajan con cajas destempladas de la tribuna, diciéndole el presidente de la Legislatura, que de acuerdo al artículo 118 del Reglamento de la Ley Orgánica del Poder Legislativo, un documento rechazado no podía ser presentado sino hasta transcurrido un período ordinario.

Nuevamente hubo necesidad de declarar un receso porque todos y todas las panistas se volcaron sobre la presidencia reclamando que si no había querido rectificar la votación cuando Gaby Sevilla había presentado este punto de acuerdo, pues que ahora se votara el presentado por Martha.

El receso se prolongó 29 minutos y después de una serie de discusiones, finalmente el coordinador de los diputados del PAN, Luis Ladino reconocería de que al momento de la votación “nos apendejamos, y se nos pasó la votación”.

Se las repitieron…

Martha Sosa, aún desencajada por esa “chamaqueada” que les dieron, leyó el documento que la había llevado a tribuna y que se las vuelven a aplicar, cuando terminó de leer el punto de acuerdo se declara un receso, otra vez que por habían quedado en minoría los del bloque PRI y aliados, pero ahora solo duró 12 minutos.

Y ¿qué cree?, otra vez los agarraron papando moscas, y el presidente de la mesa directivas, lee: “siendo las 19 horas con 561 minutos se reanuda la sesión”, y cuando se esperaba que se sometiera a votación el documento de Martha Sosa, Lupe Benavides les madruga a los panistas y señala: “siendo las 19 horas con 51 minutos declaro un receso para reanudar esta sesión el día 25 de mayo a las 10:00 horas”, y que se levantan todos, por lo que los panistas no alcanzaron ni a decir pío.

Para cerrar…

**Bueno pues hoy gracias a ese madruguete de J. Guadalupe Benavides Florián, habrá sesión este jueves, para votar (y casi es un hecho botar) el punto de acuerdo de Martha Sosa.

Después de ello, solo queda pendiente de hacer uso de la tribuna la diputada panista Adriana Mesina Tena y luego de eso la clausura.

Déjeme comentarle que en la sesión de ayer, se dieron tremendo agarrón por la Ley que Establece las Bases Mínimas para el Control de los Sonidos, Músicos Ambulantes y Explotación de Aparatos Musicales para el Estado de Colima, priístas y panistas se dijeron hasta lo que no y finalmente se aprobó por mayoría.

Por cierto esta votación sirvió para evidenciar que ya el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional, bailó las calmadas, y está cada vez más dividido: al momento de emitir su votos los legisladores Julia Jiménez, Riult Rivera y Crispín Guerra, lo hicieron de la misma manera que la fracción del PRI, cuando la línea dictada por la ex coordinadora Martha Sosa, había sido en el sentido de que “quienes integramos este grupo votaremos en abstención, porque si bien no coincidimos con la manera en que está esta ley, no queremos que se vea que estamos en contra de los músicos”, diría.

Hubo muchas cosas que ya se las iré contando, por lo pronto déjeme decirle que también en la sesión iniciada ayer, se aprobó un acuerdo para declarar recinto oficial una escuela en Armería, donde sesionarán este viernes a partir de las 18:00 horas, para celebrar el 50 aniversario de que Armería se convirtiera en municipio.

Y por hoy hasta aquí la dejamos “Desde la Curul 26”, le daré a conocer lo que ocurra estos días en el Congreso del Estado, hasta la próxima.


Bansuscripocion article1
Comparte!
A+ A-

Destacadas

Mina

SSyBS desatiende los Centros de Salud de Minatitlán

21766521 492199934490890 1314624928406155614 n

Madre de joven desaparecido aborda al gobernador en su encuentro ciudadano

Donadores

Diputada propone donar 4 mil pesos a damnificados; ni el 10% de lo que gana

21768398 10207973873339450 7104699568531060355 n

Congreso del Estado aplica remodelaciones, pero no transparenta los costos

21768421 10207973031798412 6138363378154887937 n

Julia Jiménez pide madurez política al equipo de Jorge Luis Preciado